Buscar este blog

lunes, 21 de noviembre de 2016

DON CONSTANCIO - MARTA SPINDLER - PALABRAS SUBLIMADAS

Don Constancio

 por María Marta Teresa Spindler
 Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 En mi niñez Don Constancio era el amor de mis días. Me gustaban tanto sus cuentos que quería escribir como él. En un cuaderno que aún conservo, con sus páginas amarillas por el tiempo, yo escribía. Ahora cuando lo leo me causan gracia mis faltas de ortografía y me aparece una sonrisa cuando hay que corregir la tarea que los niños traen de la escuela. Me resultan naturales a esa edad que también fue la mía y, en esta época en que los grandes están deformando nuestro idioma con abreviaturas absurdas apurados por la tecnología me encuentro perdida cuando no entiendo tantas cosas escritas en otro idioma que no es el mío. Yo tengo en mí a Don Constancio y, aunque ya mi capacidad de retentiva está reducida, guardo en mi corazón mi histórica infancia cuando leía “Cartas a gente menuda”, “Marta y Jorge”, el maravilloso personaje “Sildio” que sorprendía con su moneda volvedora, Tragapatos, Misia Pepa... Cuántas cosas grabaron en mi corazón los enanitos jardineros. Tus enseñanzas me infundían: “La esperanza de hacer el bien ya es un gran bien”, “Amar; cambia de casa el alma”. Ternura embriagante que me propulsaba al cuento y a la poesía y, aunque hoy no te puedo cotejar, siempre estás a mi lado llenando mi alma, dirigiendo mi birome cuando me pongo a escribir, gran amor de mi infancia Don Constancio C Vigil.


3 comentarios:

  1. Hermosa obra María Marta, por supuesto la elejí porque yo también soy admiradora de sus obras y marcó mi infancia. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. ¡CUÁNTOS RECUERDOS LA OBRA DE CONSTANCIO C VIGIL! PRECIOSO CUENTO

    ResponderEliminar
  3. es un cuento que nos pinta a los que tenemos canas y que no conociamos tecnologia pero que leiamos y escribiamos soñando con que un dia nuestros cuentos fuesen como los de don Constancio. Felicitaciones

    ResponderEliminar