Buscar este blog

miércoles, 26 de abril de 2017

¿QUÉ PASA CON EL PAÍS MAS HOSPITALARIO DEL MUNDO? por Camento Jurabildo, observador y casi filósofo urbano.




Deslizándome con mi bicinave por Ciudad Caótica una noche de calorcito estival,  tomé contacto con un grupo de alegres sobrevivientes de la vida, de esos que acampan en la calle en grupos familiares bajo el  Puente de Juan B Justo y Córdoba, fueron muy hospitalarios y me prendí a conversar. Para mi sorpresa, paró  un auto, descendió una persona  y les pidió permiso para fotografiarlos, la actitud de la alegre “ranchada” como se autodenominaron, fue montar el papel que habitualmente actúan frente a las cámaras de los programas de actualidad de la TV que, a falta de otro material buscan mostrar estos fenómenos sociales. Comenzaron a reírse y hablar a los gritos mientras la botella de cerveza y el cartón de vino circulaba y se comunicaban en un dialecto ”fierita amewo (amigo)” que no habían utilizado hasta ese momento. Todo parecía un montaje.

El fotógrafo les dijo que no era de ningún programa de TV y que su interés pasaba por hacer tomas que mostraran a las personas que viven en la calle, en su realidad y tal como viven, en imágenes blanco y negro. Pensé: -Casi una composición artística, en donde se verían caras curtidas (aunque eran muy jóvenes), ángulos duros y agudos, vegetación de acero y planos en grises, no se vería como el contexto que querían mostrar los supervivientes.

No tuve oportunidad de ver las fotos más que en mi imaginación, según me dijo el fotógrafo, eran parte de un trabajo para un libro de posterior publicación. -¿Cuál será  en términos visuales lo que más se acerca a la realidad en que viven estos acampantes? ¿Qué los llevaba a elegir esa escenografía de mostrarse más divertidos y alegres, digamos en colores? ¿Qué estaban mostrando y cómo se estaban viendo a sí mismos? Sin respuestas, pero con preguntas poderosas y disparadoras de ideas. Pocas posibilidades de preguntar dado el consumo de alcohol y marihuana que se había dado en todo el proceso y que la colaboración económica propuesta por el fotógrafo, les brindó. 

Las posibilidades de autodesafiarse a sí mismas, lo que las lleva a reinvertarse o rediseñarse, puede estar relacionado con la necesidad o con los aprendizajes, cuando alguien decide montar un show sobre sus propias miserias, no lo están viendo como tal sino como una posibilidad de seguir en los mismos carriles. ¿Pasará lo mismo con los planes sociales, ayudas, prebendas y clientelismos de todo tipo? ¿Qué pasaría si las ayudas fueran puntuales y temporales y se les exigiera reinsertarse en un mundo productivo? Actividades y capacitaciones que generen aprendizajes y les permita ver cosas diferentes, en el contexto de un país en donde salud y educación están garantizadas y son gratuitas. ¿Estaremos ayudando o condenando a seguir en un devenir de chatura a quienes reciben ayudas sociales? ¿Si dentro de las ayudas sociales se incluyeran capacitaciones en artes y oficios?




No hay comentarios:

Publicar un comentario